He vuelto..

13227231_10209068042086037_5706029673769772386_n

Hace mucho (demasiado) que tengo abandonado este blog y he querido hacer este post para explicar un poco los motivos. Hará más de un año que no subo receta por aquí pero en verdad, no he dejado de cocinar en ningún momento. Incluso puedo decir que he digievolucionado y mejorado un poquito en ese aspecto. Aquellos que me han estado siguiendo a través de mi Instagram (@patriciatedatiricia) seguro que se han dado cuenta que he ido depurando y dándole forma a mi estilo de cocina. Un estilo que podemos de decir que es más healthy.

El principal motivo por el cual no he estado escribiendo por aquí es que he estado escribiendo por otro sitio. Sí, he puesto los cuernos a mi blog con otro blog. Cuando el año pasado volví de mi escapada a Madrid me atreví a escribir a los chicos el blog Olocomesolodejas. Ese blog que tanto he nombrado por aquí. Ese blog que tanto he utilizado en mis visitas a Barcelona y a Madrid. Por no decir, ese blog que siempre han sido todo un referente para saber dónde dar rienda suelta a mi mayor gozo, el comer.

Pues les hice una proposición que afortunadamente fue aceptada. Les dije que por Alicante y alrededores tenemos buenos sitios dónde ir a comer y que podía contarlo. En un principio, mis post eran subidos a una pestaña que habilitaron con entradas de otros puntos de España, llamada Península. Hasta que poco a poco y puedo decir rotundamente, gracias a las fotos de la que se convirtió en mi mejor compi (en mi partner in crime como dice ella) Pati Gagarin, nos ganamos una pestaña propia. Así que Alicante se coló entre Barcelona, Madrid y Nueva York.

Esa aventura ha hecho que nos creáramos un Instagram propio (@olocomesolodejasalc) para ir compartiendo los sitios a los que hemos ido. Lo podéis ver aquí al lado. Justo debajo de lo que son mi fotos de mi Instagram. En Olocomesolodejasalc podéis comprobar lo bien que lo hemos estado pasando estos meses y lo mejor de todo, lo que nos queda por probar, tastar y compartir. Así que, si queréis sabes dónde se come bien pero que muy bien en la zona del levante alicantino podéis leerlos aquí.

Como ya he dicho no he dejado de cocinar, de inventarme recetas y sobre todo, de zampármelas bien a gusto. Podéis verlo a través de mi Snapchat. Mejor dicho, podéis comprobar lo pesada que soy con la comida a través de mi SnapchatMi usuario es PatriciaTirica. Luego también, no hace mucho he empezado a subir alguna de mis recetas en la página web y tienda online de un  herbolario de mi ciudad. Podéis seguirme en la opción de blog y más concretamente, en recetas de Yersana. .

Sí, intento estar en todas partes, en todas las redes. Sí, soy foodie, me gusta comer y me gusta cocinar. No hay más, renovarse o morir.

 

 

Escapadas a Madrid intensamente placenteras.. segunda parte

No hace falta que haga como en las series un review de lo visto anteriormente verdad? Sólo digo que si pensabais que habíamos comido bien y mucho en la primera parte esperad a ver los sitios nuevos.

1. Bolero MeatBalls

Empezábamos el día con otra mañana de largas caminatas como todo turista por el Retiro bajo un caluroso sol de primavera y nuevamente perdiéndome por el centro. La orientación me la dejé en casa y mi novio encontró la suya allí y menos mal, porque sino no hubiéramos encontrado este sitio. Con el gps del google en el móvil dabámos vueltas entre las callejuelas que hay por Callao hasta que se encontró el pequeño local dónde puedes degustar como dicen ellos mismos “comida rápida que ofrece albóndigas con tu guarnición y salsa preferidos o en bocata” y tienen toda la razón del mundo. Es el sitio perfecto para poder comer algo rápidamente y que se salga de lo corriente. Además te lo ofrecen en un económico menú con varias opciones de salsas, guarniciones y si quieres pan te dan bocatas. Eso también, con su opción vegana incluida.

El local es muy pequeño y tuvimos la suerte que encontramos un hueco enseguida en la calle. Perfecto con la ligera brisa que pasaba con la sombra tan deseada. La propia decoración del local tiene como un rollo muy americano y cuando ves cómo te sirven las albóndigas es redundante aún más la idea. Esas cestas con el papel de cuadros rojos es cómo si estuvieras en una peli noventera americana. Pues nada más llegar, encontramos sitio y pedimos tras echar un ojo a la carta. Fue rápido, mi novio no quería complicaciones y se pilló las albóndigas con la receta de la abuela que iban con una salsa casera de tomate y yo las albóndigas veganas de tofu y soja que iban con una salsa si mal no recuerdo que llevaba una guarnición de setas shiitake y cacahuete que picaba un poquito. Ambos con guarnición de patatas para mojar en las salsas. En pocos minutos ya las teníamos en la mesa y ya no se volvió a hablar más hasta que se terminaron. Eso había que disfrutarlo plácidamente en silencio. Muy ricas y más que nada las veganas.

Para rematar lo agusto que estábamos allí la chica fue muy agradable con nosotros, contándonos la idea que tenía y que agradecía que hubiera movimiento del local gracias al boca a boca y las redes sociales. Como buena foodie subí mi foto de rigor a mi cuenta. 🙂

11130416_10206014605432029_1438133473_n  11117821_10206014604031994_256114981_n

2. Mistura handcrafted Ice Cream

Ay! como me gusta merendar y si encima es con buena compañía aún más. Había planeado conocer por fin en persona a una amiga que nos seguimos desde que comenzamos la experiencia esta del Instagram. Habíamos hablado mientras que nos pasábamos recetas de repostería que cuándo nos íbamos a poder achuchar y por fin lo pudimos hacer. Así que el martes tarde y ya que el día era propicio para ello nos comimos un helado en una heladería que la tenía también fichada por el blog de olocomesolodejas mi amiga Daiana y yo.

El local es muy céntrico, tan céntrico que es una perpendicular de la calle Fuencarral. Esa calle dónde tienes que ir esquivando los turistas a modo videojuego porque si no te atropellan. Luego también, el local es pequeño y un pelín estrecho pero siendo sinceros para ser una heladería no necesitan más. Nosotras tuvimos la suerte que el fondo había un hueco y allí nos sentamos a charrar mientras que nos comíamos nuestras elecciones. A ninguna de las dos nos costo decidirnos a pesar que tienen una amplia variedad de sabores y encima sabores que se salen de lo tradicional, como por ejemplo mandarina o maracuyá. Te permiten elegir entre tres tamaños distintos de tarrina, eso sí tengo que decir que en Madrid los helados son pequeños para lo que valen. Luego también te permiten elegir más de un sabor por su tamaño, es decir, la pequeña sólo de uno, la mediana puede ser de dos y la grande de tres. Daiana que se conocía el sitio se elegio la mediada con Frutas del bosque y Mango, espectacular el colorido. Mientras que yo pequé y cuando vi que había Matcha me dije la grande con Matcha, Pistacho y Maracuyá, espctacular la combinación.

A diferencia de otros sitios la tarrina te la preparan a sabor por topping. Cogen una mini bola, todo hay que decirlo, del helado elegido te dicen la variedad de toppings, vuelves a elegir y te lo mezclan ellos en una madera que tienen y para la tarrina. En mi caso, para el pistacho elegí nueces de macadamia, para la maracuyá fresas frescas y para el matcha nada. Bien, el helado muy rico peroooo el matcha nuevamente no sabía al matcha de verdad. Qué os pasa en Madrid que le tenéis miedo al sabor del matcha?

A pesar de eso, el helado muy rico. La combinación que hice de sabores empastaba perfectamente y encima el dependiente era muy simpático y guapo.

11129413_10206014603671985_797285207_n  11136828_10206014603831989_458571314_n

3. Alfredo´s Barbacoa

Para rematar el día nos llevaron a cenar a un asador Argentino en la calle Lagasca que ya nos habían recomendado muchísima gente por tener supuestamente las mejores hamburguesas de Madrid pero la verdad no fue de nuestros preferidos. Hay varios locales distribuidos por la capital así que son locales con muy poca capacidad. Si quieres ir es aconsejable hacer reserva. Pues el local tiene una decoración muy americana del viejo oeste. Todas las paredes cubiertas de cuadros, fotos viejas, publicidad de cocacola vieja y banderas. Lo típico de un asador.

Cuando pasamos para dentro y nos sentamos en la mesa en un plis plas elegimos cada uno su hamburguesa y su tamaño. La carta te ofrece varios platos además de las burguers pero como había que probarlas nos centramos en ellas. En verdad, tienen como dos tamaños una si quieres morir con 250gr de carne de cebón y otra más ligerita (notase mi ironía aquí) de 160gr. Hay como unas 7 variedades donde te combinan como muchos dos ingredientes. Ellos saben que la gente que va a allí es para probar su carne y no se complican en ello. Además todos los platos van acompañados con bastantes patatas fritas y si te pides la grande ensalada de col. Todo muy american.

Entre las opciones que habían mi novio se elegió la Super Alfredo´s de 250gr con queso philadelphia y cebolla a la parrilla y yo una Alfredo´s de 160gr Brooklyn con mozzarella, aceite de oliva extra y orégano. Como veréis en la foto cuando dicen queso philadelphia no se refieren a una capa untada de la crema de queso, no. Se refieren a media tarrina fácilmente. Bueno pues, la verdad es que se nota que la carne sabe diferente a otro tipo de hamburgueserías. Siendo lo principal en el mordisco. Se nota que la preparan de una manera especial a la parrilla pero la verdad, es un sabor excesivamente fuerte para mi. Incluso mi novio también me lo dijo. Es de las típicas hamburguesas que te dejan seca, que te hacen beberte un litro y medio de agua después. Yo ya no estoy acostumbrada a ello y la verdad, no podía parar de pensar “grasas saturadas”. Hay gente que le gusta eso, a mi personalmente no mucho. Es más desde la vuelta no he vuelto a comer carne y tardaré un poco en hacerlo.

En resumidas cuentas, el sitio está bien si sabes a lo que vas, que es comer carnaza sin morir en el intento.

11139582_10206014603751987_1739590922_n  11093756_10206014603151972_1390133866_n

Sobre el último sitio al que fuimos por la invitación de los tíos de mi novio, La Castela, no tengo ninguna foto porque cuando vi que era de cubierto y un poco de etiqueta me dió cosa sacarme el iphone y ponerme a hacer fotos. Ya destacábamos un poco los dos ahí sentados para encima sacar el móvil. Lo que puedo decir del sitio es que está todo muy rico y lo que más disfrutamos fue la ensalada de cebiche que te la presentaban como si fueran un tartar con tomate pochado y una aceite de perejil. Capas y capas de placer. Luego, mi novio se pidió un entrecot de solomillo que era enorme y yo un arroz meloso de pulpo y calamar. Finalmente, como postre un sorbete de limón y yo una mousse de chocolate blanco con helado de miel. Se entiende perfectamente que no comiéramos más nada en todo el día verdad?

Pues aquí está todo. Tres días de escapa a Madrid intensamente placenteras. Ahora me toca quemarlo todo.

Escapadas a Madrid intensamente placenteras.. primera parte

Hace justo una semana estaba por los Madriles recorriedo una ciudad que no pisaba en años y por fin era realidad tras largos meses de ir retrasándolo por circunstancias que se nos escapaban de las manos a mi novio y a mi. Desde el Octubre pasado ni más ni menos se había convertido en un quehacer pendiente y arma propensa para un sano chantaje emocional para escapar de la rutina. Así que cuando se confirmo rotundamente que se iba con el billete del Ave impreso ya no había vuelta atrás, había que organizar un mini viaje en poco tiempo… qué vamos a hacer? qué vamos a ver? y lo más importante.. dónde vamos a comer??

Tengo que reconocer que lo primero que hice, lo primero que planeé fueron los lugares dónde íbamos a hacer las paradas necesarias para reponer fuerzas y volver saturados de placer. Un vistazo a uno de mis blogs preferidos olocomesolodejas y haciendo caso a la sabiduría de una amiga (hola Pati!) tardé poco en decidir comidas, meriendas y cenas. Mi novio me dejó libremente elegir todos los sitios mientras que hubiera opción de hamburguesa en la carta. Fácil. Pues adaptándome un poco a los días, a las quedadas con gente bonita y a los compromisos familiares de mi novio hicimos una ruta foodie bien completa. La cosa quedo de esta manera.. lunes: comida en Federal Café, merienda en I Sweet Tea Cake y cena en ZombieBar; martes: comida en Bolero Meatballs, merienda en Mistura handcrafted Ice Cream y cena en Alfredo´s Barbacoa y ya saturadísimos el miércoles sólo hicimos una comida con los tíos de mi novio pero en un restaurante de cubierto  que no hubiérmos conocido si no es gracias a ellos, La Castela. Ahora bien os voy a dar mi humilde opinión sobre cada uno de los sitios.

1. Federal Café Madrid

Ya en Barcelona me quedé con las ganas de ir y me dije cuando pise Madrid voy sí o sí.. y eso es lo que hicimos exactamente el primer día tras recorrenos de arriba a abajo el Reina Sofía. En pocas palabras, íbamos con hambre, con bastante hambre y cuando vimos la carta nos entró aún más. El restaurante está situado en la esquina de un parque/plaza abierta siendo exterior todo y con terraza incluida en el barrio de Malasaña. Tiene una amplia distribución de mesas con diversas alturas.. mesas redondas, cuadradas, una grande compartida, bajas que comunican con la calle y altas en butacas enfrente de los ventanales. Una decoración sencilla que hace que dónde te coloques del local puedas verlo todo.

Ya sentados y con la carta en la mano decidimos entre todas las posibilidades que tienen: picapica, ensaladas, sándwiches, platos, hamburguesas… Ya lo he dicho íbamos con hambre y la rica variedad que nos ofrecía la carta nos lo puso difícil aunque en mi caso tengo que decir que cuando leí boniato ya lo tenía claro. La cosa al final quedó así a pesar que el camarero buenamente nos aconsejó no pedir tantos hidratos de carbono.. como entrante o picapica como ellos lo llaman unas bruchetas de hummus con espinaca baby. Muy suave y ligero el hummus aderezado con unas gotas de limón. Perfecto para quitarte el ansia de comer y empezar a hacer hueco. Luego, como plato principal para mi novio una burguer angus (150gr de carne con tomate fresco, lechuga, cebolla servida con ketchup y mostaza más acompañada con una ensalada verde y patatas fritas) y para mi, la ensalada horno (con remolacha, zanahoria, boniato, chirivía, espinacas baby, nueces y pesto) teniendo la posibilidad de añadirle con un ligero incremento entre otras cosas un huevo pochado, que fue mi elección. Mi novio se quedó bastante sorprendido con la carne de la hamburguesa porque estaba bastante buena. No se lo esperaba al no ser un sitio de hamburguesas de autor, aunque en la carta hubiera hasta de conejo. Por mi parte, disfruté cada minuto de mi ensalada como nunca. Perfecta combinación de alimentos frescos que voy a tardar poco en hacérmela en casa aunque seguro que no será lo mismo.

Por último y para luchar contra el cansancio de las caminatas nos tomamos unos cortados. Agradezco que tuvieran la opción de leche de soja y agradezco que el camarero convenciera a mi novio para tomar un trozo de su carrot cake a compartir entre los dos. A pesar que nos iba a costar levantarnos y salir de allí mereció la pena. Un bizcocho muy esponjoso con bastantes nueces. La única pega que diría la crema de queso pero eso es porque personalmente no soy mucho de eso.

En definitiva, totalmente recomendable este sitio por el propio local , el servicio, los platos que hacen.. de sus partes y su conjunto porque la relación calidad precio está bastante bien. Volveremos.

11094808_10206014605632034_1612694940_n 11106246_10206014605792038_54124955_n

11137065_10206014605472030_1790513765_n

 2. I Sweet Tea Cake

Esto fue un antojo mío y sólo mío. Quería comer algo de Matcha y pensé que como en Barcelona habían pastelerías japonesas en Madrid iba a haber lo mismo. Pues no, ya os digo que no o al menos no encontré ninguna más que no fuera ésta. Es un pequeño local situado en una calle llena de comercios chinos que tienen galletas, cupcakes, cakes, bubble teas, milkshakes.. todo muy kawaii, todo muy japo, todo muy bonito estéticamente pero que en verdad no sabía a nada. Conozco el sabor del matcha, me encanta el sabor del matcha y os digo que lo que me pedí no sabía al matcha que yo conocía. Sí una bomba de azúcar que hizo que me arrepintiera a la primera cucharada de una porción de Matcha cake con anko o sorbito de Bubble tea de matcha.

Considero que ya he dicho suficiente del sitio.

11139529_10206014605832039_1738423470_n

3. Zombie Bar

Perdón por mi expresión pero es que este sitio es lo puto más. Ya me lo dijo una amiga que tenía que probarlas y ya había cotilleado por las redes sociales las pintas de las cosas que hacen pero hay que decir que no le hace justicia para nada. Tendría que ser obligatorio ir al Zombie nada más pisar la M30, Barajas o Atocha. Puedo decir con la boca bien grande que son las mejores hamburguesas de autor que he probado en mi vida y mira que sólo he catado una de la carta, que aún me quedan bastantes. También lo digo de manera tan rotunda porque mi novio, el que he dicho más de una vez que tiene la misión de encontrar la hamburguesa perfecta, el carnívoro por antonomasia disfrutó cosa mala la suya. La olió nada más salir de la cocina y se quedó prendado por su tamaño y luego por su consistencia, ningún derrame innecesario.

En la cena éramos cuatro comensales, dos madrileños del barrio de Malasaña y nosotros dos, los modernos de provincias. Ellos ya conocían el sitio, habían ido varias veces así que sabían que pedir aunque nosotros también un poco porque nos habíamos leído la carta en su página web. Así que cada uno se pidió sus hamburguesa y a compartir una ensalada con queso de cabra que voló enseguida de lo buena que estaba.. con su cebollica caramelizada y sus brotes. Bueno, mi novio se pidió la Homer que llevaba 250gr de carne de buey, queso chedar, bacon, cebolla, lechuga y tomate fresco y yo, la Parmesana que era 180gr de lomo de buey con tomate seco, trufa, parmesano y rúcula. A más inri te las sirven con pequeños cazos y mini cestas de freidoras con patatas fritas, zanahorias y boniato. El ranking particular de mi novio de las mejores hamburguesas ha cambiado. Éstas han quedado en muy buen lugar, entre las tres primeras y con su mérito totalmente ganado. Personalmente disfruté mucho la mía, aún más no quería que se acabara aunque me había tirado el día comiendo.

Decir sobre el local que tiene una decoración muy canalla: con tablas de skate en la barra, una antigua máquina de recreativos, una mini tele para decirte dónde están los servicios, unos servicios con un espejo lleno de pegatinas y cosas que no sabes para dónde mirar, sillas y mesas todas diferentes (para que ponerlas iguales?!?). Pues eso, canalla. Luego te daban la cuenta en la carcasa de una peli antigua en vhs.. tocándonos Zoolander a nosotros. Bueno, primero Pretty Woman hasta que nos dimos cuenta que no era nuestra cuenta. Esa es la única pega que puedo decir del local. El trato de la camarera que nos atendió. En el momento que nos trajo las hamburguesas le dijimos que no estaban pedidas como ella decía y en vez, de ir a comprobarlo nos llevó la contraria. No suelo utilizar mucho eso del cliente siempre tiene la razón pero la falta de educación no me parece correcta en el trato con el cliente. Por lo demás, que es todo lo demás decir que es el mejor sitio al que fuimos en la capital. Me vuelvo a repetir son las mejores hamburguesas que he probado en mi vida y estoy deseando volver o que se planteen lo de envío a domicilio que desde Elche (Alicante) les hago pedidos. 🙂

11124849_10206014605512031_34812991_n 11139512_10206017435542780_1110021602_n

11106336_10206014605232024_1497128102_n

Voy a hacer un ToBeContinue para no empacharos y no hacer un post megalargo y cansino. 😉

Tarta Sacher Blanca y Helado casero de Frambuesas

11079787_10205927019402433_1230321093_n  11076731_10205927019242429_1639944777_n

Por fin me he atrevido con una receta mareomenos tradicional dentro del mundo de la repostería pero a mimodusoperandi. Si se habla de la tarta Sacher la gran mayoría puede conocerla, la ha probado o incluso es una de sus favoritas por esa combinación de bizcocho, mermelada y cobertura. Mientras que por otro lado, su hermana albina puede pasar desapercibida o incluso podemos ir más allá diciendo, que puede ser totalmente desconocida. Pues ante eso y para darle la atención que se merece el finde pasado preparé para la familia una Tarta Sacher Blanca, con chocolate blanco por doquier. Desbordantemente.

Luego también, tuve la idea de festejar la entrada de la primavera aunque el tiempo no me acompañara mucho haciendo un Helado casero de Frambuesas. Todo es porque hace poco he descubierto una cuenta de Instagram que me vuelva toaloquer con las cosas que prepara y aún más tras descubrír su canal de cocina en el Youtube. Me refiero a la cuenta de ig de Plantbasedjudy con su canal de cocina aquí. Esta inglesita de tan sólo 17 años hace maravillas veganas y encima recetas low fat. Me llamó mucho la atención los cuencos de helados de frutas que preparaba y tardé poco en querer hacérmelo. Es realmente sorprendente lo rico que está y que encima es muy healthy porque no lleva nada más que la fruta del sabor que quieras y la otra fruta que consigue esa cremosidad tan característica de los helados. Los complementos que le añadas después es cosa de cada uno.

Os explico las recetillas…

1) Tarta Sacher Blanca11092663_10205927019442434_128720130_n

Ingredientes:

– Para el bizcocho:

  • 200gr. de chocolate blanco
  • 150gr. de harina de repostería.
  • 150gr. de mantequilla.
  • 100gr. de azúcar blanco.
  • 5 huevos grandes.
  • Mermelada del albaricoque para el relleno.

– Para la cobertura:

  • 200gr. de chocolate blanco.
  • 30gr. de mantequilla.
  • 20ml de nata para montar.
  • 2 hojas de gelatina.
  • Chocolate blanco en finas láminas para decorar.

Preparación:

  1. Precalentamos el horno a 180º sin ventilador, 160º con ventilador. Elegimos el molde para engrasarlo con mantequilla y espolvorear un poco de harina. Reservamos.
  2. Lo primero a preparar es el bizcocho. Para ello, fundimos la mantequilla en el microondas no con mucha potencia para que no se engrase mucho y dejamos templar un poco.Tamizamos la harina en un bol y reservamos.
  3. Por otro lado, ponemos los huevos en un bol con el azúcar y los batimos hasta que se forme espuma. Que tripliquen su tamaño, eso son unos 7 minutos batiendo. Pasamos a añadir la harina tamizada poco a poco. A golpes mientras que vamos batiendo. Cuando no queden grumos agregamos la mantequilla y dejamos de batir cuando esté todo integrado. Reservamos.
  4. Fundimos el chocolate blanco en el microondas con cuidado que no se nos queme. A baja potencia e ir probando con los minutos. Cuando lo tengamos líquido lo añadimos a la masa reservada batiendo de nuevo para que quede totalmente integrado y homogéneo.
  5. Volcamos la mezcla final en el molde engrasado y lo horneamos durante 30 a 40 minutos. Hacer la prueba del palillo para saber si está hecho por dentro. Lo sacaís y dejáis enfriar en una rejilla.
  6. Una vez que esté el bizcocho frío con un cortador especializado para ello (qué ganas tenía de utilizarlo!) lo partimos por la mitad. En la base de abajo untamos con la mermelada de albaricoque que queramos y finalmente, ponemos la base de arriba.
  7. Pasamos a preparar la cobertura. Lo primero que hay que hacer es hidratar las hojas de gelatina en agua fría mínimo unos 10 minutos y luego escurrirlas bien.
  8. Luego, en un cazo ponemos a calentar la cantidad de nata con la mantequilla. Cuando esté caliente le añadimos las hojas de gelatina escurridas y batimos con la varilla manual para que se disuelva bien. Por último, añadimos el chocolate blanco y seguimos removiendo hasta que se disuelva por completo.
  9. Finalmente, hay que glasear el bizcocho. Quiero decir, volcamos el cazo aún caliente en forma de espiral por encima del bizcocho. LLevad cuidado que os pasar como a mi que se desbordaba. Una vez frío y reposado, se reparte las láminas de chocolate blanco por encima (las saqué del Lild).11092573_10205927018842419_1204973822_n

2) Helado casero de Frabuesas

Ingredientes:

  • 300gr. de frambuesas congeladas
  • 1 plátano congelado
  • 20ml de leche de soja.
  • Sírope de agave y nueves para rematar. 🙂

Preparación:

  1. Metemos a congelar un plátano maduro ya cortado en porciones. Cuando lo tengamos hecho piedra lo ponemos en la batidora de vaso con las frambuesas y le damos al motor. Es aconsejable hacerlo poco a poco para no sobrecargar de potencia a la batidora.
  2. Vamos batiendo mientras que vamos añadiendo un poco de la leche que hemos apartado. Poco a poco va cogiendo esa cremosidad de los helados y todo es gracias al plátano.. quién lo diría eh?
  3. Una vez todo batido y cremosos se sirve en un bol. Puedes meterlo de nuevo en la nevera para que vuelva a coger ese toque de frío o comértelo directamente. Yo le añadí nueces que me pirran y un chorro de sírope de agave.

Después de esto creo que no hace falta decir que quién no come helado y encima tope sano es que no tiene perdón de dios. Este finde me hago otro.

Pudding de Tapioca con ganache de Nutella

 11075201_10205845124875121_1747203968_n 11074684_10205845124915122_798170409_n(1)

Bienvenidos a mi resolutiva inventiva de tunearme recetas con lo que me encuentro por mi cocina. Sí, eso es lo que es esta receta. Es un entramado de pequeñas decisiones que surgen tras el ligero esfuerzo físico de abrir las puertas de los armarios de mi cocina y la nevera. Es la consecuencia directa de uno de los principios básicos por los que se rige mi forma de cocinar.. “y si juntamos esto con aquello?”. En definitiva, es hacer lo que me da la gana y que encima salga rico. Todo hay que decir, que uno de los factores claves de esta receta garantizaba el éxito. Es lo que tiene la Nutella, que si te mola es para toda la vida. Sin más, bienvenidos de igual  modo al facilísimo “how to” de mis Puddings de Tapioca con ganache de Nutella. 11075324_10205845124155103_1037917336_n

Ingredientes:

  • 1l de leche semidesnatada.
  • 10 cucharadas soperas de azúcar moreno.
  • 8 cucharadas soperas de perlas de tapioca.
  • 1 sobre de cuajada.
  • 200gr. de Nutella.
  • 200ml de nata para montar con un 35% de mg.
  • Chocolate blanco y conguitos para decorar.

Preparación:

  1. Lo primero que vamos a hacer es el ganache. Para ello, ponemos la nata a calentar en un cazo a fuego medio. Mientras que se va calentando metemos la Nutella al microondas para darle un toque caliente y así se facilite la incorporación luego en la nata. Antes que rompar a hervir la nata la retiramos del fuego y vamos echando la Nutella poco a poco mientras que removemos con la varilla manual. Va tintando poco a poco la nata. Dejamos reposar 3 minutos y volvemos a encender el fuego medio para que el nuevo toque de calor funda y mezcle totalmente la nata y la nutella quedando chocolateado todo. advertencia! esto huele que da gusto, hasta para las personas que no somos muy de chocolate como yo, el simple olor evoca un placer absoluto. Finalmente, reservamos.
  2. En otro cazo, ponemos la leche a calentar a fuego medio. En el momento que rompa a hervir, añadimos la tapioca, el azúcar y el sobre de cuajada mientras que removemos lentamente durante unos 7 minutos exactamente. Ponte el cronómetro, no falla.
  3. Una vez lista la leche con la tapioca la retiramos del fuego y le añadimos el ganache removiendo hasta que se incorporé totalmente. Dejamos reposar un tiempo hasta que se temple y pasamos a montar como los vamos a servir. Los metemos en la nevera para que se enfríen y cojan la consistencia deseada del pudding.
  4. Pasadas unas tres horas mínimo en la nevera, vemos que están ya un poco cuajadas. Es el momento de decorarlas un poco y darles un toque más bonito. Puedes ponerle lo que quieras pero en mi caso añadí chocolate blanco rayado por encima y tres conguitos bañados en chocolate. Las volvemos a meter a la nevera hasta el momento de servirlas.

*Decir finalmente que el sobre de cuajada lo eché por miedo a que fuera demasiado líquida al tener tanta leche y nata. Por suerte, quedo perfecta y bien consistente al gusto.

Estoy entre contenta y envidiosa con esta receta. Contenta por el resultado y envidiosa porque me quedé con las ganas de hacerme algo para mi con la tapioca. Tanto que voy a ir al super chino de mi ciudad a comprarme esas perlitas tope ricas. 🙂

11072373_10205845124555113_1253625011_n

Mini Nutella Cheesecakes

11051609_10205724702624640_635775661_n(1)

Rotundamente demostrado que cuando veis una receta que lleve chocolate o sus extensos variantes da igual en que forma la flipáis en demasié. Perdonad que sea tan coloquial pero no me esperaba tanta repercusión con esta sencilla receta. La hice porque tuvieran algo para el finde y para gastar el enorme bote de Nutella que había en la nevera. No me esperaba que se convirtieran el deseo de ser tastadas por más de uno y que gustaran tanto por los afortudanos tastadores. Tanto mi señora madre como mi novio se comieron dos seguidas nada más probarlas y mira que eran contudentes. Así que sin más.. redoble de tambor.. aquí están las Mini pero muy contundentes Nutella Cheesecakes.

Ingredientes:

Para la base:11040022_10205724702824645_1070316545_n

  • 10 galletas digestive.
  • 50gr de mantequilla derretida.

Para la cheesecake:

  • 300gr de Nutella o crema de chocolate y avellanas.
  • 150gr. de queso de untar light.
  • 100gr. de azúcar moreno.
  • 2 huevos talla “L”.

Para el topping:

  • 1 tableta de chocolate con leche para fundir.
  • Fresas al gusto.

Preparación:

  1. Precalentar el horno a 180º sin ventilador, 160º con ventilador. Elegir el molde. En mi caso como quería que fueran minis utilice un molde con 12 individuales. Engrasamos un poco el molde quitando todo exceso y reservamos.
  2. Fundimos la mantequilla a utilizar para la base en el microondas. La dejamos templar mientras en un bol volcamos las galletas digestives rompiéndolas. Hay que triturarlas con la batidora de brazo. Queremos conseguir polvillo de galleta. Cuando la mantequilla ya no esté demasiado caliente la echamos sobre el polvillo de galleta y removemos para que se manche todo.
  3. Repartimos la base de las cheesecake por el molde intentando que se queden todas igual y chafamos un poco con una cuchara. Lo metemos al horno y la horneamos de 8 a 10 minutos. Hasta que se quede dura en forma de galleta base de nuevo. Sacamos y reservamos.
  4. En otro bol ponemos la crema de queso y comenzamos a batir con la batidora de varillas para hacerla más cremosa. Pasado los minutos vamos echando el azúcar en forma de lluvia mientras seguimos batiendo y hasta que esté todo integrado. Luego, los huevos uno a uno. Batimos entre 5 a 7 minutos, que doble su tamaño.
  5. Le damos un toque de calor a la Nutella en el microondas para que sea más fácil mezclararla. Así que mientras que seguimos vatiendo la vamos echando poco a poco. Esta parte mola mucho porque vemos como va cogiendo ese color de chocolate la mezcla de queso, azúcar y huevo. Yo me entretenía haciendo espirales. Batir, batir hasta que este todo chocolateado.
  6. Esa mezcla final la repartimos de forma equitativa y lo metemos al horno. Las horneamos a 180º durante 10 minutos y luego bajamos a 150º para hornearlas de 50 a 60 minutos. Ir revisándolas para saber cual es punto de vuestro horno. Pasado el tiempo sacarlas para ponerlas en una rejilla, pasarles con un cuchillo para que no se queden pegadas y dejarlas enfriar.
  7. Finalmente, mientras que se enfrían fundimos el chocolate con leche al microondas y lo repartimos ayudándonos con una cucharita por encima de las cheesecake y el punto final, es poner unos cuantos trocitos de fresas cortadas. Recomiendo que se guarden en la nevera hasta que se vayan a servir.

*Las puse en unas cápsulas una vez ya cocinadas para que no se quedaran pegadas al papel y para que estéticamente quedaran más vistosas. Más bonicas.

Sorprendetemente sencilla, verdad? A ver lo que tardáis en hacerla.

Nutellarolls VS PizzaCake de avena, agave, fresas y algunas frutas del bosque

11005519_10205675065663747_637147435_n 11009061_10205675064943729_1544466807_n

Recetas megasencillas de hacer que hasta me da un poco de vergüenza publicarlas en el blog porque no requieren de mucho esfuerzo ni mucha maestría culinaria pero que a su vez, te salvan de tener algo dulce que picar como merienda y/o desayuno cuando no se te ocurre nada y te apetece un montón de cosas. A partir de ahora, voy a intentar no hacer frases tan largas pero era necesario decirlo (o escribirlo) de carrerilla. Vamos, no iba a publicarlas pero luego me he dicho que en muchas ocasiones te encuentras sin saber que hacer y no sé te ocurre que juntando esto con aquello salen unos chocolateados Nutellarolls y una tarta que parece más bien una Pizza de avena, agave, fresas y algunas frutas del bosque. Mierda, digo me cachís. Se me ha escapado otra frase larga.

Para no abusar de mi verborrea escrita ni de vuestra paciencia os digo ya cómo se hacen estas dos recetas..

1. Nutellarolls11015144_10205675066023756_2131112836_n

Ingredientes:

  • 1 masa de hojaldre fresca del lidl (la mejor que hay, sin lugar a dudas).
  • Nutella al gusto.
  • Un poco de mantequilla derretida.
  • Un poco de huevo batido para pintar.
  • Azúcar moreno y cacao en polvo para decorar.

Preparación:

  1. Precalentar el horno a 250º. Preparar el molde que vayamos a utilizar para poner los rollos con papel de cocina. Utilizamos molde aunque no es necesario para que se queden unidos.
  2. Calentar un poco para que quede más cremoso tanto la Nutella como la mantequilla que la queremos derretida. Reservar para que no estén excesivamente calientes. Batir un huevo en un bol y reservar.
  3. Extender la masa enrollada de hojaldre y untar la nutella que se quiera en la propia masa. Al gusto. Como siempre he dicho, aquí depende de lo generoso que quieras ser. Yo lo fuí y puse por toda la masa bastante excepto dejando un dedo de grosor en un lado para el cierre.
  4. Enrollar intentando que no se chafe demasiado la masa y que quede de manera uniforme hasta llegar al lado que hemos dejado sin nutella. Cerrar la masa ayudándonos de la mantequilla pintando con un pincel de cocina y luego chafando ligeramente con un tenedor.
  5. Esa masa enrollada la vamos a ir cortando en porciones de unos 10cm (más o menos unos tres dedos) para que nos salgan 9 trozos. Los dos últimos trozos son ligeramente más pequeños. Mejor para ponerlos en el centro y juntarlos.
  6. Cada trozo que vamos cortando lo vamos poniendo fijándonos en el lado del cierre del hojaldre para que quede hacia dentro. Vamos colocando uno a uno y los dos últimos en el centro. Apretamos un poco para que se queden ligados y a más inri los pintamos de huevo con un pincel de cocina.
  7. Los horneamos entre unos 25 o 30 minutos. Depende de cada horno y cómo lo queramos. A mi me gusta la masa con color. Los sacamos y dejamos enfriar en una rejilla. Antes de que estén totalmente fríos espolvoreamos un poco de azúcar moreno y cacao por encima. Se quedan más oscuritos y sabrositos.

*Repetí la receta porque la vi tan fácil que me apetecía estar más atareada y así no se peleaban por ella.

2. PizzaCake de avena, agave, fresas y algunas frutas del bosque

Ingredientes:11016068_10205675065143734_283455376_n

  • 1 vaso de copos de avena.
  • 1 vaso de harina de avena.
  • 1 vaso de muesli crujiente de avena.
  • 1/2 vaso de coco rallado.
  • 3/4 de sírope de agave.
  • 1 cucharada de maizena.
  • 3 fresas chafadas
  • 1/2 vaso de agua tibia.
  • Fresas y frutas del bosque al gusto para decorar.

Preparación:

  1. Precalentamos el horno a 180º sin ventilador, 160º con ventilador. Elegimos el molde que vayamos a utilizar. En mi caso fue uno redondo de más de 26cm. Por ello, la aparecia de pizza. Lo engrasamos con un poco de aceite pero quitando todo exceso con una servilleta de papel.
  2. En un bol grande volcamos los tres tipos distintos que tenemos de avena: los copos, la harina y el muesli. También ponemos el coco. A continuación, vamos volcando poco a poco mientras vamos removiendo con una lengua el agave para que se quede todo manchado.
  3. Esa mezcla la repartimos por el molde de manera uniforme chafando bien para que se quede todo compacto. Lo horneamos de 8 a 10 minutos. Tengo que reconocer que se me paso un poco por eso ese color tan tostado pero cruje de los lindo.
  4. Mientras se hornea. En el vaso de agua tibia ponemos la cucharada de maizena y las fresas chafadas. Para lograr las fresas chafadas es tan sencillo como utilizar un tenedor o un mortero. Removemos bien y se queda una especia de líquido denso rosáceo como si fuera un sírope.
  5. Sacamos el molde del horno y mientras que se enfría manchamos la capa de arriba con el sírope que hemos hecho con el agua tibia. Reparte bien y deja enfriar del todo.
  6. Una vez frío, corta las fresas que quieras y repártelas por encima. Si quieres le puedes añadir otro tipo de fruta como hice yo que le puse un poco de frutas del bosque simplemente porque siempre molan y apetecen.
  7. Guardar en la nevera hasta el momento de servir.

Algunos consejillos antes de ponerle punto y final a este post. Me han dicho que los Nutellarolls están buenos fríos, es decir, se los han comido despegándolos uno a uno y a bocados pero que calentitos, son la releche. Luego sobre la otra receta que es mía, sólo mía. Digo que me la estoy zampando yo sola. Le he puesto el nombre de pizza porque la masa de abajo queda tan compacta y crujiente que me la recordó. No sólo por la aparencia. En verdad, la receta en sí es como si fuera una barrita de cereales crujiente redonda y grande.

11004346_10205675065223736_1516454550_n